Detallicos

Publicado en Diario de Noticias de Álava el domingo 8 de octubre de 2017

Lo mismo que hay detalles que conquistan corazones y hasta razones, los hay también que duelen por lo que dicen, sea a sabiendas o sea por descuido. Los descuidados tienden a decir que son cosas sin importancia, “detallicos” los llaman así de forma despectiva. Pero a nada que lo pensemos son auténticas sirenas de alarma. Suelo pensar en ello cuando veo la forma en que a veces se reponen las tapas de las alcantarillas. Hay una en concreto por la que paso a menudo sin poder evitar un pinchazo de dolor cada vez que la veo. Está en la avenida del Zadorra, justo cuando pasa por debajo del portal de Foronda y en mitad del bidegorri. Tan en mitad del bidegorri está que cuando pintaron la ralla discontinua pintaron un trozo sobre la tapa de marras. Todo bien hasta que se ve que fue necesario levantarla y, lógicamente, reponerla a su sitio una vez hechas las labores pertinentes. Y ahí viene el “detallico”. A ver, que no es una jugada compleja de tetris ni un puzzle de cinco mil piezas. Que se trata de que lo blanco encaje con lo blanco y no se quede en la otra punta. Pues nada. Ahí está la tapa con lo blanco donde lo negro y lo negro donde lo blanco. Y uno puede pensar que es un maniático compulsivo y que lo del descuido es tan solo un “detallico”, pero también que, si en algo tan evidente el cuidado es tan escaso, ¿cómo estará rematado lo que había que hacer de la tapa para abajo? Es un poco como esas baldosas que rompen el dibujo en nuestras aceras; que luego a uno no le extraña que se suelten porque queda claro que se hizo la cosa sin cuidado. Los detalles nos ayudan a elegir, ya sea un bar donde los tienen, ya un coche, un piso o hasta una compañía, y es que dicen mucho. Por eso hay que ser atento y estarlo, porque lo mismo te están diciendo cosas con detalles como los cuadros delante de los que te hablan y tú ni te enteras.

Leave a Comment