¡Fuera desperdicios!

Publicado en Diario de Noticias de Álava el 28 de mayo de 2013

¡Fuera desperdicios! dicen que dijo Manuel Domínguez allá por un junio de 1857 mientras retiraba de su cara los restos del ojo que le colgaban. Fue en el Puerto de Santa María donde un morlaco, de nombre Barrabás, a falta de deditos que meter le había hundido un cuerno en el ojo. Domínguez se quedó sin ojo pero ganó un apodo para los restos: “Desperdicios”. Lo contaba con arte y estilo el gran Joaquín Vidal allá por otro junio, pero de 1983.

Llegando que estamos ya a otro junio, al del bicentenario, pasaba el otro día por la vitoriana Plaza de los Fueros cuando, al ver el panorama, recordé la historia.

La Plaza de los Fueros no es coso sino plaza. Los astados no corren detrás de las piernas sino delante de las piedras que arrastran hechos bueyes. No hay arena sino granito de Porriño, y no suenan clarines y timbales sino música en fiestas. Pero lo de los desperdicios no tiene desperdicio.

Y es que claro, tanto recelar de esos adolescentes que buscan lo oscuro de los extrarradios y ahora van y se te plantan junto a la escultura de Txillida, seguros y a la vista de todos. Mozos y mozas sientan sus reales en el suelo o en la grada y sacan sus bolsas de pipas, y sus refrescos, y sus bolsas de patatas, gusanitos y hasta chuches. Y las devoran con una mano mientras tuentitean con la otra. La tienda de las chuches hace su agosto en mayo y ellos pasan la tarde hasta que acaban y marchan dejando un rastro evidente de desperdicios. Y al pasar y asistir perplejos al plástico y papel rodando por los suelos nos frotamos los ojos no para arrancarnos los restos, sino para preguntarnos ¿esto es falta de papeleras o de civismo? ¿Tratarán igual sus salones, sus portales y sus cuartos? ¿Limpiarán sus padres y sus madres en sus casas lo mismo que los profesionales en la plaza? ¿O dirán simplemente a primera hora de la tarde: ¡fuera desperdicios!?

 

One Comment

  • Txelo Gainzarain dice:

    La verdad es que guardo muy buenos recuerdos comprando pastillas de leche de burra y pipas en los carritos de la Plaza España y en la Tienda Roja de la calle Zapatería…..¡¡¡Ayyyy las pipas Facundo!!!!¡¡¡No dejes este mundo sin probar pipas Facundo!!!Y la bolita que si era roja en su interior te daban otra bolsa….
    Siempre tiré las cáscaras al suelo, hasta que me dí cuenta de semejante guarringondada, (a una edad ya, muy aparentemente respetable jeje)

Leave a Comment

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.